Si lo que muestra el director belga Jaco van Dormael en su más reciente filme The Brand New Testament (2016) es cierto, entonces Dios no es un ente sin cuerpo que flota en las nubes, sino un sádico y misógino hombre que gasta sus días creando nuevas leyes universales que atormenten a la gente. Todo esto lo hace desde un apartamento en Bruselas, donde vive con Diosa, su sumisa esposa y Ea, su hija de 10 años.

Brand New Testament © Kris Dewitte -credit-0-2000-0-1125-crop

Un día, Ea se cansa del abuso verbal y físico de su padre, por lo que decide hacer una importante revelación a todos en el planeta y escaparse al mundo real para encontrar nuevos apóstoles que le ayuden escribir un -mucho más- Nuevo Testamento.

Brand_New_Testament_-_4

Hasta aquí se puede observar que existe mucho absurdo en la historia, y mientras más avanza el filme, lleva lo interesante y la particular forma de contarla a otro nivel: la búsqueda de Ea de los nuevos apóstoles, quienes siendo imperfectos con necesidades y anhelos, van revelando capas de humor y drama que difumina la delgada línea que las separa. Esta es la gran virtud de una sátira como lo es The Brand New Testament.

Brand_New_Testament_-_3

Por momentos recuerda a filmes como Delicatessen (1991) y Amélie (2001), ambos de Jean-Pierre Jeunet, pero sin perder su estilo propio, para terminar siendo una muy interesante experiencia que se convierte en #Impelable, especialmente esta semana de fanatismo religioso. No se la pierdan…

Síguenos también en:

FB > facebook.com/eslaguasacaca
IG > @eslaguasacaca
Tw > @eslaguasacaca

Anuncios