El arte está en prácticamente todo lo que nos rodea. Un ejemplo de ello es el caso del fotógrafo holandés Sam, quien se hace llamar AmsterSam, a quien el arte lo encontró cuando tomó la forma de un charco y desde entonces muestra toda su fascinación por Amsterdam, su ciudad natal, su gente, su arquitectura, sus canales.

reflections_of_amsterdam_13_by_amstersam-d34is21

Los reflejos en espejos, charcos, vitrinas y letreros hacen que muestre la cotidianidad de una forma discontinua, atípica, pero no menos genial.

bicissam

“Un día de lluvia en el 2006, salí de mi casa y me di cuenta de que los bonitos edificios del otro lado de la calle se reflejaban en un charco gigante, saqué mi teléfono móvil y tomé mi primera foto de reflejos limpios, sin saber que en ese momento comenzó toda una serie de sucesos en movimiento que cambiarían mi vida para siempre. Subí la foto a mi cuenta de Flickr, que había creado poco tiempo antes, y ahí comenzó la atención de la gente. Este fue el momento en que nació mi alter ego, AmsterSam the wicked Reflectah; “Un nuevo mundo se abrió para mí, desde entonces paso cada momento en busca de manchas de humedad, charcos, espejos y ventanas que reflejen momentos que pueda capturar, que reflejen la vida”, explicó AmsterSam.

El arte está aquí, allá, en ti, en mí.

reflejosamstersam

reflejos

reflections_of_amsterdam_22_by_amstersam-d34ivou

reflections_of_amsterdam_14_by_amstersam-d34isa6

reflections

maxresdefault

 

apartment-13

160067089

160067068

160067045

Más info sobre el trabajo de Sam en este link

Anuncios