Para cientos de miles de personas a nivel mundial, la vida es más que una lucha cotidiana, es la subsistencia de hombres y mujeres ante un sistema devorador de almas. Un sistema que no conoce la identidad de su siguiente víctima, ni tampoco le importa su situación, su espíritu de lucha, sus allegados ni su profundidad: solo se alimenta, sin contemplaciones. Y mucho menos con algún tipo de sentimiento, incluída la culpa. En este caos voraz, también hay quienes toman provecho de este monstruo llamado “capitalismo”. No son muchos, eso sí, porque este sistema tampoco lo permite.

Esa podría ser la premisa del filme 99 HOMES (99 CASAS) del director estadounidense, de padres iraníes, Ramin Bahrani, estrenado en 2015.

En Orlando, Florida, Dennis Nash entiende a la fuerza que el trabajo duro muchas veces no es suficiente cuando es desalojado de su vivienda junto a su madre y su hijo, por Rick Carver, un inescrupuloso/carismático corredor de bienes raíces. Humillado, sin hogar, debe mudarse a un motel peligroso, pero un giro del destino, hará que negocie con el mismo demonio que lo dejó sin nada y se adentre en el mundo parasitario y engañoso de los bienes raíces, donde conocer la debilidad legal de bancos y el gobierno, enfriar el corazón y ver a las personas como números te puede dar. Pero hay que estar preparado para todo.

Andrew Garfield, como Dennis Nash, es impecable
Andrew Garfield, como Dennis Nash, es impecable

99 HOMES es un filme súper interesante, pulcro, con una estructura lineal coherente y sobre todo, unas actuaciones fantásticas que brindan mucha humanidad; especialmente el talentoso actor Michael Shannon (nominado al Globo de Oro), como el despiadado corredor de bienes raíces.

Lo que aquí se expone ocurre a diario en muchos países, especialmente en los del ‘primer’ mundo, donde la necesidad de alimentar el hambre del sistema a hecho que familias enteras sean desechables. Son miles los casos de entornos familiares que han quedado en la calle, rotos por la desesperación. Muchas personas, incluidos ancianos, han optado por el suicidio como vía de escape dentro de la propia soledad en el que los abandona el “capital”. Otros, luchan en albergues por un espacio donde pasar la noche.

Michael Shannon es explosivo en el papel de RickCarver
Michael Shannon es explosivo en el papel de Rick Carver

De ahí radica lo interesante (y arriesgado) de este filme: no es un tema que guste a las grandes corporaciones, como la banca pública y privada y mucho menos, a los siempre complacientes medios de difusión. Te aseguro que esta peli no te dejará indiferente. Es #Impelable.

A continuación el tráiler:

Anuncios