boyhood-movie-poster

BOYHOOD (2014) es un filme independiente del director norteamericano Richard Linklater.

Ahora bien, realmente no sé qué decir o cómo empezar, pero iré por lo más simple: tengo esa peli conmigo desde hace más de seis meses y me daba muchísima flojera verla. Pensaba que era un “dramón” de esos que cansan. ¡Vaya qué tremenda equivocación!

El filme trata sobre las vivencias de un niño/adolescente y su familia como proceso evolutivo, donde lo bueno y lo malo son mostrados como parte de ese crecimiento individual y grupal.

La crítica fue casi unánime al decir que fue una de las mejores del año
La crítica fue casi unánime al decir que fue una de las mejores del año

Pero, ¿qué tiene de especial? Primero, fue grabado con los mismos actores un par de semanas al año, por DOCE AÑOS, desde 2002 a 2013. No hay actores jóvenes que interpretan a otros de más edad, no. Son los mismos. Y las transiciones son perfectas, no se sienten como obstáculos, sino que gracias al perfecto guión y el delicado manejo del director, fluyen de manera impresionante.

Segundo, el fantástico guión y la sencilla, pero a la vez compleja, puesta en escena, que junto a la versatilidad de todos los actores hacen que las dos horas y media de duración parezcan muchísimo menos.

El filme costó cuatro millones de dólares. Y fue un éxito de taquilla
El filme costó cuatro millones de dólares. Y fue un éxito de taquilla

Debo decir, con honestidad, que es una oda a la vida, un agradecimiento a tener la oportunidad de poder abrir los ojos cada día y tener con quien compartir lo bueno y no tan bueno que nos depara el presente.

La evolución de los personajes es mostrada a través de perfectas transiciones
La evolución de los personajes es mostrada a través de perfectas transiciones

No solo es #Impelable o el mejor filme independiente norteamericano, sino una de las mejores películas que he visto en mi vida. Le quitó, al menos para mí, el título a la estupenda WHIPLASH como mejor película de 2014.

Aquí les dejo el tráiler:

Anuncios