El 2014 fue un año interesante en lo que a cine se refiere y en 2015, aún siguen llegando a nuestras manos algunos trabajos muy buenos. Y otros, estupendos y únicos, como lo es el filme independiente Whiplash (Latigazos) del joven director norteamericano Damien Chazelle.

El poster promocional presenta, en segundo plano, parte de la buena crítica recibida
El poster promocional presenta, en segundo plano, parte de la buena crítica recibida

El filme trata sobre la relación entre un ambicioso estudiante de jazz y su abusivo profesor, interpretados a la perfección por Miles Teller y J.K. Simmons respectivamente. La actuación de Simmons, no pasó desapercibida en los grandes premios, incluyendo el Óscar.

La química entre ambos personajes, aunque antagónica, es increíble
La química entre ambos personajes, aunque antagónica, es increíble

Es muy poco lo que puedo -o debo- decir acerca del filme e incluso de la trama, pero sí les adelanto que la edición, el juego de cámara, las actuaciones y la música son fantásticas. Honestamente, y pidiendo excusas a EL GRAN HOTEL BUDAPEST de Wes Anderson y BIRDMAN de Alejandro González Iñárritu, ésta es para mí la mejor película del año. Sin ninguna duda.

J.K. Simmons (izq,) es espeluznante
J.K. Simmons (izq,) es espeluznante

No dejes de verla y comentarme lo que te pareció. Espero que te guste tanto como a mí, la cual la califico sin ninguna duda como la #Impelable de 2014.

A continuación, el tráiler del filme:

p.d. El filme Whiplash lo ví después que hice la lista de las que fueron -para mí- las mejores películas de 2014. Como me pasó con Birdman. No hay duda alguna que ésta es la primera de la lista. Haz clic AQUÍ para ver esa selección de 2014.

Anuncios