Bono, de músico con ideas al sedentarismo pagado
Bono, de músico con ideas al sedentarismo pagado

Algunas personas no tienen la más mínima idea de lo que hacen. Otros, bailan al ritmo de la música que le pongan. Bono, hacía música, llegó a sentirse parte de una idea, pero desde hace años, no es músico, sino una caricatura de sí mismo que pasará a la historia por haber vendido muchos discos. Sólo eso.


Esta abiertamente perversa agenda es una que aparentemente Bono cree que es buena, al menos para los intereses estadounidenses que están mirando hacia África bajo el disfraz de ayudar a los pobres.

Mientras que su carrera va en caída libre hacia la irrelevancia total, “Bono” del grupo de rock U2 anunció su apoyo a un plan respaldado por EE.UU. para desmantelar los nutrientes del suelo y saquear a África robándose su tierra y sistemas agrícolas y reemplazándolos con OGM que son propiedad de una empresa y con químicos.

En la cumbre del G8 sostenida en Campo David en Maryland, el régimen de Obama se reunió con los líderes de la industria privada para anunciar el lanzamiento de la “Nueva alianza para la seguridad alimentaria y la nutrición”, una Revolución verde 2.0 levemente revelada que pretende arrancar de raíz los sistemas familiares de cultivo a lo largo de África, y reemplazarlos con sistemas tóxicos de monocultivo controlados por corporaciones multinacionales como Monsanto.

El esquema engañosamente titulado, que el reportero investigador Rady Ananda describe como “un eufemismo para monocultivos genéticamente modificados y agroquímicos tóxicos enfocados a generar granjeros pobres esclavos de las deudas con las corporaciones, al mismo tiempo que destruyen la ecoesfera por ganancias”, continúa con el discurso habitual –toda esa pobre gente africana necesita a las corporaciones estadounidenses para que tomen el control de sus vidas para que puedan estar sanos y ser prósperos.

Este es un mantra desgastado, desde una perspectiva más cercana, es fácilmente expuesto como una completa farsa tanto para explotar a los vulnerables por ganancias obscenas y para obtener el control sobre el abastecimiento de alimento. Y esta abiertamente perversa agenda es una que aparentemente Bono cree que es buena, al menos para los intereses estadounidenses que están arrasando hacia África bajo el disfraz de ayudar a los pobres.

“Hay consumidores futuros para Estados Unidos”, declaró Bono en una entrevista con Andrea Mitchell de MSNBC en 2012, refiriéndose a la gente de África que aún tiene que ser asimilada al sistema de la bestia. “El presidente se está encargando. Esta es una relación donador-receptor… se acabó”.

Un video clip en inglés de la entrevista con Bono está disponible aquí: KennySideshow.Blogspot.com. 

África dice NO al genocidio agrícola impuesto por EE.UU. 

África, ha estado durante mucho tiempo en la mira de la perversa explotación estadounidense, con su rica diversidad de minerales, gemas y metales preciosos, alias muchos signos de dólares para las mega-corporaciones avaras. Es simplemente natural, entonces, que esta sed insaciable de sucio lucro extendido hacia el alimento y la agricultura también, muy parecido a lo que ya hay en EE.UU., donde los OGM y el monocultivo corporativo gobiernan hoy.

Mucho menos importa que la gente de África se haya opuesto vehementemente a que su herencia agrícola les sea robada por los intereses de EE.UU. Asociaciones de la sociedad civil africanas recientemente se reunieron para hablar sobre las llamadas “asociaciones público-privadas” que se establecieron para eliminar la soberanía africana sobre su propio abastecimiento alimentario.

“Solicitamos que: -gobiernos, FAO, el G8, el Banco Mundial, y el Programa mundial sobre la agricultura y la seguridad alimentaria (GAFSP) reconsideren la promoción que realizan sobre las Asociaciones Público-Privadas, las cuales, tal como se conciben hasta hoy, no son instrumentos adecuados para apoyar las granjas familiares que son la base misma de la seguridad y soberanía alimentaria africana”.

No hay otro camino para interpretar esto que África diciéndole a EE.UU. y a sus amos corporativos a lo largo del mundo que se vayan y se alejen de su tierra. La primera Revolución verde fue un absoluto fracaso, esta segunda propuesta será aún peor. Nada del plan beneficia a los granjeros ordinarios o a los ciudadanos de África –todo se trata de enriquecer a las corporaciones multinacionales bajo el disfraz de ayuda humanitaria.

“Todos estos sistemas son poco convincentes, vulnerables, no robustos, no resistentes”, explica un reporte de Volatility sobre la naturaleza de la agricultura corporativa. “Todos están destinados al colapso. Monocultivos herméticos, y agricultura industrial como tal, es una gran flor de invernadero que requiere las condiciones perfectas para sobrevivir”.

Por Jonathan Benson, escritor de Natural News

Vía: periodismo-alternativo.com

Anuncios