A partir de este momento, le voy a dar un toque más personal a esta GUASACACA INFORMATIVA. Siempre he incluido en este pequeño espacio cuestiones que capturan mi atención y que están relacionadas con la fotografía y el arte en general. Esta vez, quiero incluir una de las cosas que más me apasiona desde que era un chamito: EL CINE.

Primero que nada, debo aclarar que no soy crítico de cine (ni pretendo serlo). Más bien, es como una forma de rendirle tributo al gusto que siento cada vez que veo una buena película.

Ahora bien, quiero usar la película venezolana LIBERTADOR, para dar inicio a esta serie de reflexiones y comentarios. Les aseguro que no son las típicas y convencionales que abarrotan nuestras salas de cine en Venezuela, aunque habrán algunas que incluiré, sino más bien cine que por las razones que conocemos, no llegan a estos lares. Siéntanse bienvenidos y espero sus comentarios. Saludos.


 

Uno de los afiches de la película venezolana
Uno de los afiches de la película venezolana

Hace poco fui a ver la peli LIBERTADOR (2014) del director merideño Alberto Arvelo. Debo decir que quedé estupefacto.

Es una de las mejores producciones de gran presupuesto que se ha realizado en Latinoamérica. Se estrenó en Venezuela el pasado 24 de julio de 2014. Tuvo un costo de 50 millones de dólares, de capital privado, que se observa desde que comienza: el vestuario es impecable, los detalles de la época y los espacios utilizados, te trasladan a ese período histórico crucial en la vida de nuestro Libertador Simón Bolívar y su lucha independentista.

Me llamó muchísimo la atención la cinematografía y los paisajes naturales exhuberantes que bien podrían pertenecer a una publicidad turística del país. Adicionalmente, las escenas de batallas que, sin ser estrambóticas como suelen realizarse en la mayoría de las producciones hollywoodenses, no dejan de ser de altísima factura, mucha puntualidad para evitar excesos y revelan un trabajo minucioso de post producción.

Me gustó mucho la seriedad y la compenetración entre los actores en general. Edgar Ramírez, como Simón Bolívar, estuvo sobrio en ese viaje particular entre los distintos estados de ánimo de su personaje. De igual forma, se lucen la colombiana Juana Acosta (Manuela Sáenz), la española María Valverde (María Teresa del Toro), Erich Wildpred (Antonio José de Sucre) y Danny Huston (Martin Torkington). Todos ellos hicieron brillar sus personajes.

La música estuvo a cargo del premiado Gustavo Dudamel y creo que mantuvo correctamente los distintos momentos de la historia.

Entre lo que me causó “ruido”,  estuvo el personaje de Francisco de Miranda, un poco grotesco y macabro. Siempre he sentido admiración particular por quien considero el precursor de nuestra independencia. Cosas mías. 

En líneas generales, creo que es el mejor filme que se ha realizado en Venezuela. Un tributo brillante para quien fue la persona más importante en la historia venezolana. No dejes de verla en el cine, porque es #IMPELABLE.

Se dispuso de un total de 50 millones de dólares para su realización, de los cuales casi 30 millones de euros vinieron del viejo continente
En el presupuesto, casi 30 millones de euros vinieron del viejo continente

ALGUNOS DATOS

– Gracias a la iniciativa de sus creadores, durante la realización de la película fueron convocados estudiantes de cine y de artes visuales de once instituciones educativas nacionales, que se incorporaron a lo que se llamó Película Escuela Libertador, brindando a los jóvenes un espacio para el intercambio de conocimientos a través de su participación directa en el rodaje y compartiendo experiencias con el equipo técnico.

– Los estudiantes seleccionados de varias universidades del país que participaron en el proyecto, fueron clasificados en grupos y distribuidos en áreas de dirección, fotografía, sonido, script, arte, maquillaje, vestuario y producción. Cada uno de estos grupos itinerantes, pasaba por los distintos departamentos con la finalidad de darle al estudiante una visión más completa del proceso cinematográfico. La visita de los alumnos al set de Libertador, estuvo acompañada de clases magistrales y conversatorios con varios jefes de área de la película. Posteriormente, durante la postproducción, otro grupo viajó fuera del país para participar en los procesos técnicos finales.

– Participaron 10 mil extras, incluyendo, para las grandes escenas de acción, los mismos que trabajaron en la saga “Piratas del Caribe”. Fueron usados cientos de caballos durante el rodaje.

– La cinta contó con 100 sets. En España se rodó en Madrid, Cádiz (Barbate, Jérez, Zahara), Sevilla y en la Sierra Nevada.

– Para el mes de agosto de 2014, ya la habían visto casi medio millón de espectadores.

Guardar

Guardar

Anuncios