La Fotografía de Larga Exposición es una técnica que está íntimamente relacionada con el uso de una larga duración en la velocidad de obturación de la cámara, lo que permite mantener los elementos estacionarios fijos, mientras que los elementos móviles se mantienen en cierto movimiento.

A continuación, veinte ejemplos fascinantes (en la leyenda, el nombre del autor y el tiempo de exposición de cada imagen):

MumbleyJoe – 114 seg
Matthew Fang – 117.4 seg
Paulo Brandão – 124 seg
BURNBLUE – 656 seg
Nrbelex – Exposición no especificada
MumbleyJoe – 20 seg
John A. Ryan – 30 seg
MumbleyJoe – 31.9 seg
Sara Heinrichs – 20 seg
c@rljones – 60 minutos
MSH – 15 seg
(°O°Joe) – 10.9 seg
Andrew Stawarz – Composición de 100 fotos (cada una de 30 seg)
Dave Smith – 253 seg

Algunos ejemplos adicionales (con info incompleta):

Autor desconocido
Autor desconocido
Autor desconocido

Otras geniales tomadas al London-Eye (Ojo de Londres), el cual es una rueda gigante construida cerca del río Támesis donde el espectador puede observar prácticamente todo Londres en su punto más alto. Un poco aterrador (para quienes no disfrutan la altura, como yo):

Vic Fan – Tiempo de exposición indeterminado
Autor desconocido
Autor desconocido

Ahora bien, en el espacio güeb www.blogdelfotografo.com encontré una explicación “aparentemente” sencilla de cómo realizar este tipo de fotografías y la “copio” a continuación. Espero les sirva.


El funcionamiento

Lo primero que tienes que entender es el funcionamiento de esta técnica. Si eres un lector habitual del blog sabrás ya a estas alturas que la cámara graba (registra, atrapa, captura) la foto en una fracción de segundo. En el momento en que pulsamos el disparador hay un pequeño agujero en el objetivo de la cámara, muy minúsculo, conocido como “obturador” que se abre y se cierra en un pequeño fragmento de segundo y que permite que la luz penetre en la cámara y que así se grabe la imagen dentro.

¿Qué pasaría si ese obturador se pudiera mantener mucho tiempo abierto, por ejemplo 2 ó 3 segundos? Pues sencillamente se obtendría una foto compuesta por todo lo que sucediera en esos 2-3 segundos. Todo se quedaría capturado y plasmado en la foto, todo, una cosa encima de la otra.

La técnica, explicada paso a paso

Tanto si has entendido el párrafo anterior (ojalá que sí) como si no, pasemos a la acción. No te preocupes, conseguiremos la foto incluso si no hemos entendido el funcionamiento en su totalidad. Simplemente cíñete a los pasos.

Paso 1: Cámara en modo S/Tv y valor elevado en segundos:

Pon el dial de tu cámara réflex en modo semimanual de velocidad de disparo. ¿Cómo se consigue esto? Si tienes una cámara Nikon ponte en modo “S” y si tienes una Canon ponte en el modo “Tv”.

Ahora mueve la ruedecita de control de tu cámara. Verás que hay un valor que se altera. Ese valor tiene un formato parecido a 1/2000 o algo así (puede ser 1/5000; o también 1/23; etc.). Bien, ese valor lo iremos bajando poco a poco, poco a poco, hasta llegar a 1″ (que significaría 1 segundo), y luego seguiremos girando la ruedecilla hasta que alcancemos 3″ segundos, 20″ segundos, o la cantidad de segundos que queramos.

Resumiendo, este paso consiste en simplemente colocarnos en modo S (o Tv) y empezar a girar la rueda de control hasta poder visualizar un valor como 8″ (segundos) o el número de segundos que nosotros queramos.

La cantidad de segundos de momento da igual. Lo importante es aprender la técnica. Una vez la dominemos, se trata de ir experimentando y probando hasta que encontremos la cantidad de segundos que nos dé el mejor resultado.

Paso 2: Buscar estabilidad:

Es importante que la cámara no se mueva mientras esté haciendo la fotos. Aquí se trata de una foto larga en el tiempo, la cual se va a tomar a lo largo de muuuchos segundos, y por lo tanto es IMPRESCINDIBLE que la cámara no se mueva para que no nos resulte la imagen movida. Lo más recomendable sería hacernos con un trípode bien anclado, pero si no se puede también podría servirnos cualquier superficie estable que no tenga vibración ni movimiento alguno.

Paso 3: Disparar sigilosamente:

Nos interesa que la cámara no se mueva ni lo más mínimo, ni siquiera aquel tenue movimiento de cuando pulsamos el disparador. Para ello vamos a utilizar un disparador remoto (con cable, con infrarrojos) o, para quien no tenga un disparador remoto, también puede servir como solución el utilizar el temporizador de la cámara, de 2 segundos por ejemplo. De este modo nos dará tiempo de pulsar el disparador y de apartarnos para que cuando la cámara empiece a registrar la foto nosotros no influyamos con ninguna vibración, por muy pequeña que sea.

Paso 4: Experimentar:

Es imposible conseguir buenas fotos de larga exposición sin experimentar. Nadie ha conseguido, jamás, una espléndida foto de larga exposición sin haber experimentado y probado varias veces antes. Ve experimentando. Primero consigue la técnica. Una vez conseguida, verás que el resultado sale pero no de la manera perfecta (foto movida, demasiado iluminada, demasiado oscura) así que en ese momento tocará perfeccionar, mejorar, corregir los errores.

__________________________________________________________________________________

Fuentes:

blogdelfotografo.com

– www.digital-photography-school.com

Anuncios